miércoles, abril 12, 2017

Falta de información e irresponsabilidad suele ser la principal causa de intoxicaciones por mariscos y pescados
Compartir en FacebookComparte este enlace en Facebook

Doctor Víctor Alvarado, Director de Escuela de Medicina Veterinaria UST

Intoxicación por consumo de pescados y mariscos

  • Un importante llamado a la población a informarse y ser responsables al momento de adquirir y consumir pescados y mariscos, hizo la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás de Puerto Montt en el contexto de la tradicional celebración de Semana Santa.

“Los problemas sanitarios por consumo de productos del mar, especialmente mariscos y pescados de todo tipo, se producen en la mayoría de los casos como consecuencia de los malos hábitos de higiene de quiénes manipulan estos productos. A ello se suma muchas veces la pérdida de la cadena de frío y de esta forma se altera el grado de frescura de dichos productos, transformándose su consumo en muchos casos, en un riesgo sanitario de gran importancia. Su verdadero impacto en la salud humana muchas veces es desconocido por la población, pudiendo ir desde un simple malestar digestivo a una diarrea o incluso en casos extremos, concluir con la muerte de quién los consume”, explicó el Director de la Escuela de Medicina veterinaria UST Puerto Montt, Víctor Alvarado.

En qué debe fijarse el consumidor al comprar pescados
  • El pescado fresco debe tener siempre un ligero y agradable olor a mar, ofrecerse completo (no fileteado), presentar branquias (agallas) rojizas y sin mucosidad abundante, escamas firmes en el caso de los pescados que las posean y ojos siempre brillantes. Al ejercer presión con el dedo sobre la piel y luego retirarlo, no debiera quedar la huella marcada.
  • Jamás debemos aceptar la venta de pescado fileteado, pues ello podría inducir a engaño al no poder revisar las características anteriormente señaladas. En el caso de estos filetes que suelen ofrecerse a precios aparentemente atractivos, debemos ser cuidadosos en revisar que la carne esté dura y no se desprendan las espinas, pues en este caso no hay duda que se trata de pescado que ha perdido la cadena de frio y tampoco está fresco.
  • Estos pescados deben adquirirse sólo en lugares autorizados (supermercados, mercados y ferias libres autorizadas) y evitar sectores de venta ambulante u otros. Importante es preocuparse que si el pescado es fileteado delante suyo, el agua que se utilice para su lavado posterior, sea solamente potable y jamás proveniente de baldes o receptáculos donde suele almacenarse. La carga bacteriana en este tipo de recipientes es altísima y debe evitarse.
  • Una vez adquirido el producto y siguiendo las recomendaciones anteriores, importante es que sea trasladado lo antes posible a la casa, evitando exponerlo a altas temperaturas ambientales. Una vez en el hogar debe evitarse la contaminación cruzada con otro tipo de alimentos, sean éstos crudos o cocidos.


Al comprar mariscos
  • En el caso de los marisco del tipo bivalvos, es común adquirir almejas, choritos, y choros maltones, que suelen abundar en estas fechas. Pese a que en estos momentos no se cuenta con eventos de marea roja en la zona, la autoridad sanitaria establece preventivamente estrictos controles a todo nivel, de manera de evitar que mariscos provenientes de otras zonas más australes, lleguen hasta nuestra región.
  • Al respecto es importante informar a la población que si se adquieren estos productos sólo en lugares autorizados, no se corre riesgo sanitarios, pues la autoridad ha tomado todos los resguardos para evitar problemas en quiénes los consumen
  • Por ningún motivo aprovechar “ofertas” en la calle u otros lugares donde se ofrezcan mariscos, ya que el riesgo sanitario al que se enfrenta usted y su familia es demasiado alto.
  • Por lo tanto, la recomendación es exigir siempre en ferias y mercados establecidos, que estos moluscos estén vivos y al tocarlos se cierren fácilmente, además de expeler un aroma propio a mar.
  • Es cada vez más frecuente que en supermercados, se ofrezcan mariscos envasados y congelados, donde el control sanitario previo ha sido estricto, de manera de garantizar su calidad e inocuidad. Al estar congelados y además porcionados, permiten a la dueña de casa no sólo la confianza absoluta de lo que adquiere y prepara, sino que además le permite un gran ahorro en tiempo, al momento de su preparación, a la vez de evitar contaminación cruzada con otros alimentos.